Estás en: 

El Ayuntamiento impugna ante el Tribunal Supremo el canon por el préstamo de libros en bibliotecas

15.09.2014

Sandra Yagüe: "Este reglamento no defiende los intereses generales, ni de los autores"

Pancarta situada en la fachada de la Casa de la Cultura. Fotografía: Álvaro Díaz Villamil/ Ayuntamiento de Azuqueca de Henares

El Ayuntamiento de Azuqueca de Henares va a presentar un recurso ante el Tribunal Supremo contra el Reglamento que regula el canon por el préstamo de libros en las bibliotecas públicas. La concejala de Cultura, Sandra Yagüe,  lamenta "que el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes otorgue mayor relevancia a intereses de asociaciones privadas como CEDRO, en lugar de defender una cultura lo más libremente accesible por parte de la ciudadanía". La edil ha recordado que la normativa, que entró en vigor en agosto, "establece que los Ayuntamientos de municipios de más de 5.000 habitantes tengan que pagar a CEDRO, que es el equivalente de la SGAE para libros, un importe cada vez que un ciudadano o ciudadana tome un libro en préstamo, es decir, por hacer su trabajo y facilitar el acceso a la cultura". Yagüe considera que el pago de este canon "lejos de defender los intereses generales, grava el escaso erario de los ayuntamientos con pagos en favor de asociaciones privadas". La edil cuestiona incluso que esta media sea beneficiosa para los autores, dado que el reparto del canon "no puede comprobarse dada la falta de transparencia de las entidades de gestión".

El Ayuntamiento fundamentará la impugnación del Reglamento en que no se exceptúan las obras consideradas de dominio público. "Se da la circunstancia de que si un ciudadano o ciudadana toma en préstamo El Quijote, el Ayuntamiento pagará el mismo canon que por una novela actual". Denuncia además la edil que "hasta el año 2016 el canon se tendrá que pagar dependiendo de las compras de libros, lo que no tiene ninguna relación con la ley que autoriza a cobrar por prestar, y el cálculo del canon a pagar a partir de 2016 depende del número de usuarios de una biblioteca."

Además de esta medida judicial, el Ayuntamiento mantiene la campaña de recogida de firmas contra el pago del canon y la campaña informativa, al tiempo que una pancarta en la fachada de la Casa de la Cultura muestra el rechazo del Ayuntamiento a esta medida.