Estás en: 

Roble

Nombre científico: Quercus robur

Nombres comunes: Roble, carballo, carvallo, roble pedunculado.

El roble es un árbol robusto, de porte majestuoso, que puede superar los 40 m de altura. 

Tiene copa amplia, aovada, redondeada o irregular y hoja caduca.

El tronco es derecho, corto y muy grueso en los ejemplares aislados, con ramas gruesas y algo tortuosas. La corteza es grisácea o blanquecina, muy resquebrajada y de tonalidad pardusca en los ejemplares viejos. 

Las hojas son grandes, simples, en disposición alterna, con estipulas alargadas que caen pronto. Son lampiñas por las dos caras, de color verde intenso por el haz y más pálidas, con los nervios bien marcados, por la cara inferior. Su forma es aovada, con pecíolo muy corto ( 2 a 7 mm), con el borde más o menos, profundamente, lobulado y con los lóbulos desiguales y redondeados, suelen medir unos 6 a 12 cm de largo por unos 3 a 6 de ancho.

Las flores masculinas se encuentran en amentos colgantes, verdes-amarillentos, que nacen solitarios o en grupos de ramillas del año anterior. Las flores femeninas son solitarias o axilares.

Los frutos del roble son bellotas que maduran al final del verano y caen a principios de otoño. Las bellotas cuelgan sobre un largo pedúnculo,  son aovado-oblongas, con caperuza de escamas casi planas y  pedúnculo de hasta 12 cm.